70 campaneros de la Comunidad Valenciana celebran este sábado en Moixent su “Trobada” y enseñarán a tocar a niños y jóvenes

La localidad valenciana de Moixent acogerá este sábado la “XXII Trobada de Campaners Valencians” con la participación de grupos de campan...

Ribó pretende abandonar el Plan de Ajuste para evitar dar explicaciones sobre el gasto

1 de julio de 2016

send email
print this page


“Lo que proponemos es dejar atrás el Plan de Ajuste, pero continuar reduciendo constantemente la deuda y destinar los recursos a inversiones productivas, gastos adscritos al bienestar de la ciudadanía y, sobretodo, a crear empleo de calidad en nuestra ciudad”. El alcalde, Joan Ribó, ha defendido hoy ante el Pleno Municipal su propuesta de dirigirse al Ministerio de Hacienda para que quede sin vigor el Plan de Ajuste 2012-2022, moción que ha sido respaldada por toda la Corporación salvo por el PP.

De hecho, las cifra estimada de deuda para finales del ejercicio en curso, 2016, se sitúa en los 665 millones de euros, lo que permitirá rebajar el porcentaje hasta el 88%. Ello contrasta con los más de 900 millones de deuda del ejercicio 2014, que dispararon el índice durante la gestión del gobierno anterior.

La propuesta del alcalde se basa, tal como ha explicado él mismo, en las condiciones que “a día de hoy cumple el Ayuntamiento de Valencia para salir del Plan de Ajuste, dado que la deuda actual municipal está muy por debajo del 110% de los ingresos, el resultado en términos de estabilidad es de superávit, y el período medio de pago a proveedores se ha reducido considerablemente, llegando por ejemplo el pasado mes de mayo a la cifra de 9,71 días”.

El alcalde ha definido etes Plan de Ajuste 2012-2022 de “herencia recibida del PP por su mala gestión y derroche de los recursos públicos, a los que se unió la acumulación de una deuda ingente con proveedores (deuda comercial) de 245 millones de euros, de los que el 50% no tenían partidas presupuestarias”. “Esta situación –ha recordado- supuso la contratación de los préstamos del Plan de Proveedores para hacer frente a las deudas comerciales, lo que supuso llegar a una deuda financiera, en 2012, de 1.046 millones de euros, y a la aprobación del Plan de Ajuste, que nos obliga a destinar 80 millones de euros anuales a la amortización de la deuda, hasta llegar a 2022 a una cifra de 198 millones de euros, es decir un 24% de los ingresos corrientes”.

Ribó ha mostrado al Plenario varios gráficos que reflejan la tendencia decreciente desde 2012, y especialmente marcada este último año de gestión de los parámetros de deuda municipal, la relación déficit/superávit y de evolución del pago a proveedores. Asimismo, ha lamentado las implicaciones negativas que establecen estos planes de ajuste “como la limitación a los municipios a participar en nuevos organismos, fundaciones y empresas”. Ello supone en la práctica que en Valencia, por ejemplo, se impide la constitución de un consorcio que facilitaría que nuestra ciudad accediera a un contrato-programa para la financiación de la EMT como tienen otras grandes ciudades.

La moción ha sido respaldada por el Grupo Municipal Ciudadanos, cuyo portavoz, Fernando Giner, ha acusado no obstante al alcalde de “no poder cumplir sus promesas” y de no “realizar propuestas de actividad económica”. Giner ha abogado por una gestión municipal “coordinada y planificada” .

Por su parte, el portavoz popular, Eusebio Monzó, ha rechazado la propuesta por entender que “no es el momento, ni el marco adecuado, y tampoco es necesaria”. Monzó ha asegurado que “no es el Plan de Ajuste el que limita la acción del gobierno, sino la estabilidad y la sostenibilidad financiera”.
Recomiendalo:
 
© Copyright 2014-2015 Diario Crónica All Rights Reserved.Contacta por mail